logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

El gobierno cuantifica los daños y pérdidas por eventos climáticos pasados

Del: 20 Julio 2015

PIEB

Una cuantificación de los daños y pérdidas por eventos climáticos sucedidos entre 2013 y 2014 muestra que el impacto económico en pérdidas fue de 163 millones de dólares y una afectación a 411.5 mil personas directamente en el país. 

El estudio “Evaluación de daños y pérdidas por eventos climáticos (Bolivia 2013-2014)”, elaborado por la Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas (UDAPE), presenta una cuantificación del daño y una estimación de las pérdidas en los sectores productivos y de infraestructura. La revisión devela que solo entre 2013 y 2014 los eventos climáticos dejaron un impacto económico de 384 millones de dólares, daños directos de 221 millones de dólares y pérdidas por 163 millones de dólares, a lo que se suma una población afectada de 411.586 personas. 


Los consultores analizaron 129 municipios con declaratoria de emergencia en el periodo octubre 2013 – mayo 2014, y a esto acompañó una evaluación de campo en 24 municipios seleccionados en Cochabamba, Chuquisaca, Beni y La Paz. El proceso evaluó los impactos por las intensas lluvias, las riadas e inundaciones que ocasionaron la destrucción total y parcial de la infraestructura. El propósito del estudio es que pueda servir para prever las contingencias similares en esta gestión 2015. 

Solo en el área de educación se contaron 34 unidades educativas, en 16 municipios, destruidas totalmente, mientras que 594 unidades educativas en 62 municipios, sufrieron daños parciales, de tal forma que el agregado contabilizado fueron 628 unidades educativas afectadas. Los departamentos de La Paz y Beni tuvieron la mayor cantidad de unidades educativas con daños. En La Paz se consideraron en el estudio Palos Blancos, Caquiaviri, Alto Beni, San Buenaventura y Guanay; en el departamento del Beni se consideran los municipios de Riberalta, San Borja y San Ignacio.

En cuanto a las viviendas, se calcula 6.070 unidades afectadas (1.546 totalmente destruidas). La estimación para la reparación de las viviendas fue de 49,1 millones de Bolivianos y para la reposición fue de 169 millones de Bolivianos. El valor total de los daños fue calculado en 228 millones. 

La infraestructura también fue afectada, solo la red boliviana de carreteras sufrió un daño de 470,5 millones de Bolivianos, sin contar las pérdidas por cobro de peajes y del sector del transporte. 

Las telecomunicaciones, la pérdida de cultivos, la pérdida de volúmenes de producción (agrícola y pecuaria), la afectación en acuicultura, el impacto en la producción industrial (principalmente en Riberalta, en el procesamiento de la castaña), e incluso la disminución de afluencia de turistas, fueron los aspectos considerados en este trabajo de estimación de pérdidas y daños.

“En el campo social, se profundiza los impactos con la exacerbación de enfermedades endémicas y epidémicas a raíz de una inundación prolongada (más de 60 días continuos), principalmente en la región amazónica (Beni, Norte de La Paz y el Trópico de Cochabamba) –dice el informe. Otro efecto fue la paralización de las labores escolares perjudicando el cumplimiento del calendario educativo e inclusive promoviendo la deserción escolar por un lapso mayor a 70 días y en la región amazónica (Beni, Norte de La Paz y el Trópico de Cochabamba) más de 60 días, en el caso concreto del Valle Alto de Cochabamba las labores escolares fueron interrumpidas por más de 15 días”.

Sin embargo de los problemas anotados, el estudio también plantea que las acciones de prevención y mitigación emprendidas por el gobierno, como la creación de una fuerza binacional Bolivia-Venezuela, contribuyeron a paliar las consecuencias del temporal en el tiempo analizado.

Suscríbete al Boletín