logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

Pumas son amenaza creciente para el ganado

Del: 01 Septiembre 2014

El Diario

Don Senobio Álvarez Sánchez, muy orgulloso de su ascendencia, nos cuenta que su padre fue a la Guerra del Chaco: “Mi padre fue al frente y no como los beneméritos que aún están vivos, que fueron a cocinar”, advierte antes de abordar cualquier conversación en la plaza del pueblo del Sajama. Senobio luce muy coqueto con su vestimenta y exhibe a una cría de llama blanca con ojos azules.

Luego nos dimos cuenta que se trataba de un ganadero de camélidos en la región y que en ese momento intentaba llamar la atención con la llama para que ingresen a su tienda de artesanías con tejidos de alpaca y de abarrotes muy bien atendido por su esposa.

 

Entablando la conversación sobre la llamita, nos decía que era la cuarta y que a sus hermanas se comieron los pumas que viven en las zonas altas de la cordillera “antes atacaban nuestro ganado por las noches, pero ahora se han multiplicado y bajan en cualquier momento de los cerros y matan a nuestro ganado”.

 

El comunario advierte que en la región, no solo el problema son los pumas. “Existe en buen número de pumas, pues los ganaderos estamos con miedo, porque estos animales matan a veces tres o cuatro llamas y alpacas y como el ganado está en su corral, afuera, aprovechan esa situación, especialmente atacan a las crías”.

 

“A las hermanas de esta llama se comieron los pumas, fueron tres”. Describe que por las noches se puede observar los ojos amarillentos de los pumas y su manto negro “agarra del cuello a las llamas y alpacas y los mata, arrastra y come junto, a veces, con sus crías, otras con su pareja”.

 

El otro problema que deben sortear los comunarios en el duro invierno de la zona norte de Oruro, es la paja se seca, perdiendo su verdor, aspecto que complica a los animales no comen esa paja; si lo hacen es por hambre o prefieren no comer y mueren de inanición “la paja es muy dura y no tiene sabia, se oculta para luego nuevamente surgir en tiempo húmedo que es la mejor para el ganado. En este momento estamos alimentando a las crías con alfalfa que compramos en Curahuara de Carangas”.

Suscríbete al Boletín