logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

Inferencias sobre el cambio climático

Alberto Suazo - El Diario
Martes, 21 Julio 2015 258 visitas

El cambio climático es una realidad ya incontrastable, por lo que ahora los científicos realizan estudios e investigaciones sobre las perspectivas que puede tener, a mediano y largo plazo. Acerca de ello no existen certezas, pero sí emergen algunas inferencias que inquietan e incluso alarman.

Alteraría los sistemas geográficos y ambientales y, con mayor razón, las diversas expresiones de la vida humana, que se sustenta en el uso de las energías y en el consumo ilimitado de los bienes que prodiga la naturaleza, tanto en el orden vegetal como animal.

La American Meteoroligical Society (AMS), de Estados Unidos, en una declaración aprobada por su Consejo Directivo en 2003 llegó ya a las siguientes conclusiones:

“En la actualidad, existe evidencia clara de que la temperatura media anual en la superficie de la Tierra, como promedio en todo el globo, se ha incrementado en los últimos 200 años. También hay certidumbre de que la abundancia de gases de efecto invernadero en la atmósfera ha aumentado en el mismo período. En la última década, se han realizado importantes progresos para una mejor comprensión del sistema climático y las proyecciones hacia la mejora de largo plazo del cambio climático…

“Las actividades humanas se han convertido en una fuente importante de cambios ambientales… Debido a que los gases de efecto invernadero siguen aumentando que, en efecto, se traduce en una experiencia climática global, ni planeada ni controlada, los resultados pueden presentar desafíos sin precedentes a nuestra sabiduría y previsión, así como tener un impacto significativo en nuestros sistemas naturales y sociales”.

De su parte, la World Meteorological Organization (WMO-OMM) llegó a la conclusión de que “la actual concentración atmosférica de CO2 nunca fue tan alta en los 420 milenios”.

Hasta el presente, de acuerdo con la American Geophysical Union (AGU), el cambio climático tiene estos alcances:

“El clima de la Tierra está claramente fuera de balance y se está calentando. Muchos de los componentes del sistema climático, incluyendo la To. de la atmósfera, la tierra y el océano, la extinción del hielo marino y los glaciares de montaña, el nivel del mar, la distribución de las precipitaciones y la duración de las estaciones están ahora cambiando a tasas y patrones no naturales y se explican mejor por el aumento de las abundancias atmosféricas de gases de efecto invernadero y los aerosoles utilizados por la actividad humana durante el s. XX. Las To, medidas globales de superficie, se incrementaron, en promedio, cerca de 0,6 centígrados en el período 1956 a 2006. Así como en 2006, once de los doce años anteriores fueron más cálidas que cualquier otro desde 1850. El rápido retiro del hielo ártico se espera que continúe y conduzca a la desaparición del hielo en verano, dentro de este siglo. La evidencia de la mayoría de los océanos y de todos los continentes, excepto la Antártida, muestran calentamiento atribuible a actividades humanas. Los recientes cambios en muchos sistemas físicos y biológicos están relacionados con el cambio climático regional.

En resumen, estudios de unos 1.000 científicos de todo el mundo, o sea de los cinco continentes, concluyen que el cambio climático es uno de los problemas ambientales más graves al que se enfrenta la humanidad. El calentamiento global -que por la sequía se halla esterilizando amplias regiones geográficas- amenaza a los ecosistemas mundiales, comprometiendo el desarrollo sostenible y el bienestar de la Humanidad. Los estudios científicos muestran que el planeta se enfrentará a desastres humanos y naturales irreversibles, si la concentración atmosférica de CO2 continúa por encima de 350 partes por millón.

El documento plantea que “es necesario que los países industrializados reduzcan para el año 2020 sus emisiones de gases de efecto invernadero un 40% respecto a los niveles de 1990 y, al menos, un 85% en 2050. Asimismo, recomienda que los países en desarrollo, entre los que se encuentra Bolivia, adopten tecnologías limpias, que les permitan un desarrollo desligado del aumento de emisiones.

En años anteriores, algunas organizaciones científicas de Europa y de Estados Unidos, tuvieron en consideración la posibilidad de que el cambio climático sea la manifestación del final de una era glacial o el comienzo de otra. Las eras glaciales abarcan miles de años.

Con posteridad, no se escucharon más voces científicas en tal sentido, por lo que puede presumirse que no llegaron o no se pudieron hacer las constataciones necesarias, aun por mínimas que fueran.

Volver atras

Suscríbete al Boletín